Logo Tarsus - Isotipo

MINIMALISMO COMO ESTILO DE VIDA



· 04 marzo 2019

En medio del consumismo y del caos de la vida moderna, como medio de escape, se presenta una nueva tendencia y estilo de vida: "el minimalismo"...

En medio del consumismo y del caos del día a día, como medio de escape, se presenta una nueva tendencia y estilo de vida: "el minimalismo". Pero, ¿qué significa llevar una vida minimalista? Básicamente, consiste en ser capaz de vivir con poco y brindar más importancia a las cosas que sí son significativas.

El minimalismo es una tendencia teóricamente simple, sin embargo, en ocasiones puede resultar difícil de conseguir en la práctica; para adoptarlo con éxito se necesita realizar un autoanálisis a profundidad y practicar el desapego emocional. Llevar este estilo de vida se traduce en eliminar todo lo que no hace falta, acumular cosas no conduce a ningún lado, solamente ocupa espacio y resta equilibrio.

Debemos comprender que la felicidad no se encuentra en los objetos, sino en las experiencias que se viven. Con el minimalismo se puede hacer un espacio para aquello que importa, como: el amor, la familia o dedicar tiempo para sí mismos. Recuerda que, con este estilo de vida se reduce para tener más: más tiempo, más dinero, más paz, más libertad, más armonía y por consiguiente, mayor bienestar. 

A continuación compartimos unos breves consejos de cómo podemos alcanzarlo:

  1. No te apegues a los objetos: comienza por revisar los rincones de tu vivienda y cataloga las cosas pensando: ¿lo necesito realmente?. Si no has usado los objetos en un año, deshazte de ellos, véndelos, dónalos o recíclalos; también puedes aplicar esto a las prendas de vestir.
  2. Orden en casa: trata de simplificar y no complicar, gestiona de forma sencilla y clasifica tus pertenencias para que siempre sepas en dónde están.
  3. Evalúa tu consumo y redúcelo: sé selectivo con lo que compras, intenta llevar la regla de “entra una cosa y otra sale”. Deja de comprar todo lo que no es necesario, o compra menos pero de calidad. De esta forma ahorramos, no se desperdicia tiempo en compras, e incluso, contaminamos menos.

  4. Deja libre ciertos espacios: enumera los espacios del hogar que pueden no tener encima nada necesariamente útil y libéralos. Ejemplos: mesa de noche, escritorio, encimera de cocina, etc. Así tu casa lucirá más grande y más ordenada.

  5. Valora tu tiempo: a menudo nos distraemos en actividades que no aportan nada (redes sociales, televisión, entre otros), enfócate en tus objetivos y en qué te permitirá ser más productivo o qué traerá mayor provecho.

  6. Acumula experiencias, no objetos: en la vida, es muchísimo mejor haber probado, experimentado, viajado y tener anécdotas que contar, y no una pila de objetos acumulados.

 

Minimalista

 

¿Quisieras empezar con un estilo de vida más sencillo?, sabemos que puede ser complicado al inicio, pero es un proceso que al final traerá enormes recompensas. Vive intensamente cada día y disfruta de las pequeñas cosas o momentos; al liberar todo aquello que no es imprescindible, tendremos una mente más tranquila u ordenada y habremos comprendido que no requerimos de muchos artículos para ser plenos o estar satisfechos y felices. Recuerda también que la mejor forma de cambiar un hábito, es trazarse metas pequeñas y alcanzables, hazlo paso a paso, esto te permitirá ver resultados inmediatos y motivarte para seguir adelante.

 
Fuentes de consulta:

COMPARTIR